sábado, 31 de diciembre de 2016

Star Wars.

"Star Wars", por Drew Struzan.
¿Ya dije que abomino Star Wars? Me parece el universo fantástico o cinematográfico peor construido. Es tan arbitrario que puede ocurrir cualquier cosa.

Lo más tramposo es que apunta a varias ideas para no fallar. Tiene misticismo (aquello de “la fuerza”) pero si este no pega, tiene batallas espaciales, pero si estas no pegan, también hay duelos con espadas láser, si no, dizque intriga política.

Es un universo ridículamente generoso y diverso con respecto a las formas de vida. En su mayoría antropomorfas, pueden comunicarse sin barreras de lenguaje, comparten el mismo saber tecnológico y, vaya casualidad, tienen la suerte de converger en el mismo tiempo y lugar. Sin mencionar que a todas les gusta beber.

No entiendo cómo es posible que exista uniformidad tecnológica en todo el universo. ¿Cómo logra propagarse cada avance tecnológico de forma inmediata de un límite a otro y sin restricciones? Ni siquiera en un país es posible implantar uniformidad semejante. En un mismo vecindario hay una enorme disparidad con respecto a los electrodomésticos con que cuenta la gente. En Star Wars todo mundo sabe conducir una nave o construir un robot y cuenta con los recursos para ello.

Además, en las precuelas hay un despliegue tecnológico extraordinario que no se ve en los capítulos 4, 5 y 6. ¿Cómo pasó el universo entero de un clímax tecnológico a artefactos de usurero? Parece que sufrió un "downgrade" igual de uniforme. George Lucas jamás explicó por qué. Mi teoría es que, en su entusiasmo por filmar las secuelas se enfocó en que lo visual fuera extraordinario, olvidándose por completo de mantener consistencia.

Lo más pobre es la transformación de Anakin en Darth Vader. Fue un proceso tan banal. Siendo los Jedis seres de alta moral, su punto débil debía ser cualquiera excepto la corruptibilidad. Y Anakin es corrompido del modo más infantil: con dudas, temores y sospechas. Sus motivaciones no son lo suficientemente sólidas como para devenir en un Sith. Este punto debería ser suficiente para evidenciar las carencias de George Lucas como cineasta. No tiene la menor sensibilidad para tratar un proceso tan complejo, que por cierto involucra al personaje más importante. ¿Cómo aceptó filmar un proceso tan simplón?

Escribí esto en base a lo creado por George Lucas. No he visto las últimas películas pero la opinión general las aprueba. No importa si las veo o no. Son obvias las deficiencias del universo canónico. No me atrevería a reconocerlo como "ópera espacial". Star Wars es un universo tan variopinto que todo lo que ocurre en él, por absurdo que sea, tiene validez y cabida. Por eso no entiendo esas discusiones sobre si algo en él tiene sentido o no. ¡Está diseñado para ser incongruente!

1 comentario:

  1. Como para aminorar un poco el escepticismo del texto, si acaso alguien lo lee y le parece desmedido, recomiendo el ameno documental "Plastic Galaxy: The Story of Star Wars Toys", sobre la importancia de los primeros juguetes de Star Wars como producto cultural. Es una bonita historia basada en la nostalgia, que me sirve para señalar una obvia virtud: semejante variedad de personajes denota una imaginación desbordante. No estoy seguro si tal abundancia sea atribuible únicamente a G. Lucas pero no hay otra saga de ciencia-ficción con personajes tan originales y distintos entre sí.

    En lo personal (y esto no he leído o escuchado que lo reconozca nadie) me encantan los nombres. Hay mucha creatividad en ellos. Algunos pueden sonar rebuscados pero son épicos en sí mismos. No importa si no sabes quién es Anakin Skywalker o Lando Calrissian, sus nombres ya son emocionantes, si cabe el uso del término. :)

    ResponderEliminar

Los comentarios están siendo felizmente moderados.