martes, 10 de diciembre de 2013

Estar solo.

No significa que estés aislado ni valgas menos. Tampoco te hace egoísta. Es solo una oportunidad que te otorgas a ti mismo para valorarte.

No es algo que debas forzar. Es como aprender a nadar: no te arrojas directo al agua sino que primero ensayas en la orilla y según vayas ganando confianza te aventuras cada vez más a lo profundo, hasta que en pleno mar te sientes en tu elemento. Así es estar con uno mismo. Se aprende.

Así que no implica prescindir de la compañía. La meta es que, en esos raros momentos que te encuentres solo, los disfrutes o te llenen de paz.

viernes, 6 de diciembre de 2013

El árbol.

Actualmente pienso de estas fechas como detonador de consumismo e hipocresía, pero hace poco ayudé a adornar un árbol de Navidad y tengo qué decir que lo disfruté bastante.

Posiblemente me contradigo al sumarme a la superficialidad que inunda estos días y tanto critico. Pero de algún modo, quería evocar un poco de ese "espíritu navideño" todavía gozoso hace veinte años, en compañía de mi madre y mi hermano.

Nostalgia, supongo.

miércoles, 20 de noviembre de 2013

The Big Bang Theory.

Una serie que me gusta mucho es Big Bang Theory. Pero no me agradó del todo que debieran tener novias. Es incongruente y traiciona el planteamiento original. Era más interesante verlos felices como seres de puro intelecto, viviendo solo para la ciencia, la comprensión del universo y los comics. Eso los hacía especiales. Cuando les arrebataron su asexualidad perdieron también su mística nerd.

Quizá los escritores querían explorar cómo un grupo de intelectuales confronta la sexualidad para humanizarlos. Pero al hacer eso los tornaron ordinarios, no porque la búsqueda de afecto sea despreciable, sino porque dejaron de aspirar a una dicha basada estrictamente en conocimientos. Y eso era único. Lo otro es común.

jueves, 24 de octubre de 2013

El arte como medio de exclusión.

Me molesta la gente que se asume autoridad para decirle a otra que no puede o no debe hacer algo; en este caso, pintar o dibujar.

Para mí, el arte no reside en el producto final sino en el proceso, gratificante en sí mismo. Y eso no debe tener restricción. Pero son ya tres personas que me han confesado interés por el dibujo, que se toparon con algún imbécil que les dijo "no tienes talento (siendo que el talento se fundamenta en la práctica)" o "no puedes" y desistieron, lo cual me enfada sobremanera.

El arte es para todos, no para unos cuantos virtuosos. Por estos últimos, soberbios y altaneros, la mayoría cree que el arte les está negado o prohibido. Y se privan de la posibilidad de hacer al menos un bosquejo por la comparación inconsciente y desfavorable con los que se consideran expertos.

miércoles, 23 de octubre de 2013

Frase del día.

"Un hombre que no piensa en sí mismo no piensa en nada". Oscar Wilde.

Una frase poco clara. ¿A qué se refiere con "no pensar en sí mismo"? ¿al descuido e irresponsabilidad de no cubrir las necesidades básicas? ¿o a no indagar en los propios actos y la propia psique? De un modo u otro, que un hombre no piense en sí mismo no implica ausencia total de pensamiento.

Quizá Wilde solo estaba "trolleando".

sábado, 31 de agosto de 2013

Si alguien admiro...

Es Bertrand Russell. Tiene una cualidad muy rara: humildad intelectual. Además de la gracia de abordar cuestiones complejas en lenguaje accesible y sin visos de soberbia (contrario a Sócrates, que se glorificaba a si mismo pisoteando a sus interlocutores por medio de su filosofía).

Bertrand Russell dice lo que es; expone los puntos flacos de religiones y posturas ideológicas pero jamás se expresa peyorativamente.

Para mí, Bertrand Russell es el arquetipo del hombre racional.


Lo conocí por dos libros: "La conquista de la felicidad" y "Por qué no soy cristiano".

viernes, 23 de agosto de 2013

El amor, un sinsentido.

El amor es un sinsentido. Nos afanamos en su búsqueda, como si nos fuera a brindar la felicidad, cuando hay evidencia de sobra que demuestra lo contrario: nos causa más desdicha y penas.

Si, se encuentra impreso en el código genético. Es un mecanismo de supervivencia: crear vínculos para la propagación de la especie.

Estamos condenados a padecer sus efectos (euforia, incertidumbre, celos, cursilerías desesperantes, escuchar a Peter Cetera) y aunque nos aisláramos en una cueva, sentiríamos la necesidad de colmarlo.

El enemigo está "dentro de casa". No es la chica de la cual uno se enamora, sino los mecanismos fisiológicos que hacen que uno se enamore de ella.

Pero conlleva una desventaja: la dependencia. En cuanto nos estrechamos emocionalmente a una persona, nos volvemos vulnerables a todo lo que diga o haga, y nuestra paz cede a una intranquilidad constante.

El amor es un sinsentido. Y sin embargo, sería antinatural privarnos de su búsqueda.

martes, 11 de junio de 2013

La soberbia del dogma.

No deja de sorprenderme la falta de aplomo que revelan las personas tituladas cuando un viejo autodidacta las confronta. Se turban, se contrarían, se enojan. Simplemente no soportan ser nivelados o rebasados por él.

Gran error salvaguardar la propia estima tras escudo tan frágil como un título universitario. No le resto mérito a las sacrificadas noches de desvelo en obtenerlo. Pero solo tiene valor si hay una mente pensante que lo sustente.

"¡Pobres insensatos! Porque vosotros sois pequeños, juzgáis todo según vuestra propia pequeñez". 
"Werther", de Goethe.