domingo, 28 de marzo de 2010

Experiencia mística/despersonalización.

Esta fue una experiencia que tuve hace 4 años (2 Octubre del 2006) durante una sesión de meditación de 7 horas aprox. En su momento la tomé como una experiencia mística o "espiritual", pero ahora creo que no fue mas que mera sugestión o un fenómeno de despersonalización:

1) Comencé a observar mi mente manteniéndome aún involucrado con ella, notando cierta "fricción" entre mi atención y ella, pero observando con paciencia en espera de algo más.

2) Sentí que me separaba de ella, viéndola gradualmente como ajena y distinta a mí, que no me pertenecía. Comencé a palpar mi esencia, y vi que a mí no me sucede nada. Todo le sucede a la mente: ella interpreta, sufre ante su propia interpretación de la realidad, ella "vive", etc.

3) Sentí liberarme de ella, verla desde afuera, sin fricción entre ella y yo. El roce había cesado. Después operé sobre ella y la detuve: cesaron sus estados negativos y no había más temor, deseo ni dependencia; ausencia total de estados negativos. Y me sentí como invulnerable: todo aquello que me afectaba, las cosas que tanto me preocupaban perdieron todo su poder. Todo lo que me hacía sentir la vida lo percibí como falso e insignificante. Y desde allí vi que todo el espanto, toda la inseguridad e intimidación que conformaban mi esclavitud no eran mas que reacciones, ilusiones de la psique, generadas ya sea por contrariedades, errores que había cometido o actos malintencionados.

4) Y de un plumazo recaí en el Ensueño (la influencia de mi psique). Cuando menos cuenta me dí la psique ya me había atrapado; perdí ese enfoque interno y me encontraba ya inmerso en ella. Reaccionó a un estímulo externo y me absorbió. De nuevo me envolvió con su interpretación de los hechos y sus emociones.

Nuevamente, las circunstancias de la vida volvían a afectarme, como siempre.

lunes, 22 de marzo de 2010

Mi 1er descripción en Blogger.

Esta escueta descripción data de Enero del 2009, cuando me inicié como bloguero anónimo bajo el nick "Un Hombre Ordinario" en otro blog:

Gracias Blogger por dejarme ser.

Desarrollé el gusto por el dibujo desde los 5 años. Yo era uno con los Prismacolor. No podía ver una hoja en blanco sin dibujar en ella... hasta hace algunos años. La inspiración me ha abandonado. Ahora, ver una hoja y un lápiz me producen aversión, no sé por qué. La verdad tenía talento.

Siempre he tenido el gusto por leer. Hubo un tiempo en que no hacía nada más. Los libros son los mejores amigos que uno pueda tener: siempre están ahí, son incondicionales.

A veces me pongo a escribir, pero a la antigua, en unas hojas o un cuaderno. Me encanta ver las palabras llenando el papel, desbordándose, como a punto de salir de él. Es un placer muy personal que descubrí en una etapa muy difícil de mi vida.

¿A quién no le gusta la música? Es apasionante. Cada canción es como una mujer. Cuando escucho una canción no puedo ser indiferente: o la aborrezco con todo mi ser o me enamoro de ella y la escucho mil veces.

Los pensamientos son como el vino: entre más se dejen madurar se tornan más excelsos... excepto los míos.

Mi 1er mi avatar.

jueves, 18 de marzo de 2010

Otra vieja auto-descripción.

Así me describí en mi extinto Hi5 a principios del 2008:

Puedo hacer incontables referencias a mis hábitos, costumbres, gustos, creencias y demás aspectos superficiales con los cuales te formarías un concepto de mí y a través del cual intentarías definirme. Te sentirías conforme al reducirme a una fórmula y creer que me conoces. Puedo fabricarme una falsa imagen alrededor, exagerando las cualidades que tenga y atribuyéndome las que no, abusando de innumerables adjetivos, contradictorios entre sí para hacerme el interesante y llamar la atención; siendo así, sin saberlo, pretensioso y ridículo. Puedo decir que explicarme a mí mismo es vano, abandonar todo intento de descripción y dedicarme a un infinito y estricto Auto-Conocimiento.

O puedo simplemente decir que no hay nada interesante en mí, no tengo ninguna cualidad sobresaliente, pero me esfuerzo por ser, como diría Aristóteles, "noble y magnánimo". Algunos dicen que soy amable, otros que soy voluble, desconsiderado y difícil de tratar, que me falta desenvolvimiento, y tienen razón. No soy muy sociable, carezco del "Savoir Faire" que tienen los grandes.

lunes, 15 de marzo de 2010

Libertad y censura.

Es curioso mi caso. Mi intención siempre ha sido decir lo que siento sin miramientos, como me nace, pero siempre termino censurándome. Cuando escribo algo me siento satisfecho de ser fiel a mí mismo expresándome sin tapujos. Pero después interviene una especie de conciencia moral (no quisiera usar este término porque siento que está asociado con religión, además de que me considero amoral, pero bueno) que me dice "te excediste, deberías corregir u omitir eso". En parte está bien porque a veces no me mido y tiendo a abusar de mi libertad de expresión, emitiendo juicios de valor alevosa y gratuitamente, como si fuera un líder de opinión. Pero a la vez implica "aplanar" lo que realmente quiero transmitir.

Yo no sé qué alcance tenga lo que escribo, pero lo que menos quiero es insultar a nadie. Por ejemplo, hablar de religión es un tanto escabroso, por ser un tema que involucra pasiones. Hay gente cuyo sostén interno es su sistema de creencias religioso, y criticarlo es atentar contra él. Yo no soy religioso, pero tampoco soy ateo. Simplemente creo en Dios como una potencia o inteligencia creadora, idea que podría ser ridiculizada por los ateos (que a veces me parecen fanáticos de la Lógica), lo cual me importa poco. Que Dios no sea tangible no quiere decir que no exista. Por otro lado aborrezco las características que la religión inventa sobre Dios, de contínuo enriquecidas por los creyentes, atribuyéndole cualidades y defectos humanos de forma arbitraria y en absoluto comprobables. Al no tener a Dios presente lo suponen bondadoso, omnipotente, castigador, etc, reduciéndolo a un personaje caricaturesco, como si eso lo hiciera tangible.

¿Hasta aquí he ofendido a alguien? Yo considero que no, pero tal vez lo antes dicho sea suficiente para ser odiado por los creyentes y despreciado por los ateos a pesar de que usé la religión sólo como ejemplo de la auto-censura que constantemente me impongo.

Parecerá que no tengo mayor interés que lo que me ocurre sólo a mí, pero no es así. Tengo miles de intereses, como todos. De hecho, vivo prácticamente volcado al exterior. Pero mis opiniones sobre otros temas resultan a veces excesivas así que trato de mantenerme "dentro de la línea" y ser, en contra de mi voluntad, políticamente correcto. Y si me atrevo a cruzar la línea lo hago en tono de disculpa, lo cual detesto; otras veces suavizo el texto hasta que pierde sentido o de plano elimino el post. Pero eso no quiere decir que no tenga claras mis ideas.

Ya sin tanto "rollo" lo que quiero decir es que lo que escribo aquí ha pasado por un filtro moral y quizá no refleja fielmente lo que pienso. Comienzo a escribir por la satisfacción (¿y el riesgo?) de decir lo que me nace pero termino mesurándome por evitar discordias y tener la conciencia tranquila. Este es mi 3er blog y aún no consigo un equilibrio entre ambas posturas.

Sin embargo me encanta bloguear. Curioso, ¿no?

martes, 9 de marzo de 2010

Perdiendo mis poderes...

Estoy atravesando por una etapa de ofuscación. El poco brillo mental que tengo, simplemente no está. Me siento cansado, como fastidiado, sinceramente. Se me fundió el cerebro, no lo sé, pero quisiera darme algunos días para aclarar mi mente. Estos últimos meses he volcado mi atención a eventos externos, olvidándome de mí mismo y dejando de lado mi Evolución. Realmente necesito un descanso, avivar la llama que me hace sentir vivo.

Creo que no he sido lo suficientemente inteligente para manejar el stress, la presión, al suponer que desprendiéndose de eventos insignificantes no tienen por qué afectarme. Y tampoco he querido ver que la estéril rutina me ha embrutecido y causado hastío.

Por lo tanto voy a dejar este blog en "Stand by" hasta haber puesto en órden mi mente. También quisiera desconectarme durante un tiempo de esta Matrix llamada Internet, por la cual he dejado de hacer muchas cosas y ha absorbido mucho de mi tiempo. Así que dejo el blog en estado de "animación suspendida", y asímismo en él se reflejará cuando haya superado este letargo.

Hay algo que quisiera recuperar y eso se encuentra en mi interior.

Hasta entonces.

"Escucha, has encontrado las condiciones en las que el deseo de tu corazón puede convertirse en la realidad de tu ser. Quédate aquí, hasta adquirir una fuerza en tí a la que nada pueda destruir. Después tendrás que volver a la vida, y medirte constantemente con las fuerzas que se aparecerán en tu camino".

George Gurdjieff (1873 - 1949).





lunes, 1 de marzo de 2010

Mi otrora auto-descripción.

Lánguida y un tanto escabrosa, la escribí el año pasado en Myspace, encapsulado en un estado de ánimo bajo; pero entonces no percibía esos matices en ella:

Me gustaría tener una capacidad de observación tal que me permita describir a detalle mi mundo interior. Pero por más exacta que fuera se tornaría obsoleta pronto, porque la psique vive mutando; así que es prácticamente indefinible. Pero eso no impide un ensayo en base a ciertos rasgos persistentes.

Introvertido, incomprendido, meditativo, solitario, contradictorio, observador y a veces ingenioso. Creo ser común y corriente. Mi introversión, al ser tomada por el vulgo como soberbia, me ha castigado con un aislamiento desmedido, que por sí sola no hubiera generado.

Me he tomado el estoicismo muy en serio, no por gusto ni voluntad, sino por necesidad. Podría prescindir de él, pero lo llevo tan arraigado que se ha vuelto una directriz fundamental en mi vida... por no decir que un estorbo.

La soledad es edificante si se sabe ver, pero asfixiante sin su contraste: el tráfago, el bullicio, el estruendo. Por cierto que la soledad no es sinónimo de calma. En soledad los demonios internos no tardan en aparecer.

La inspiración es un estado que se me fue literalmente de las manos; si no me hubiera abandonado, podría decir que soy dibujante. El impulso creativo sigue latente, pero la disposición que antes fluía por mi sistema, simplemente desapareció, de lo que se deriva una decepción y un desconcierto con los cuales tendré que aprender a vivir si el "feeling" no vuelve.

El Amor es el tema universal, lo único que conmueve al hombre hasta el tuétano. Podría decirse que es el sustento del alma; sin embargo no puedo decir mucho al respecto, mas que lo considero incierto, distante e inalcanzable, y por ende un mito, una ilusión, a la cual temo me entregaré ciegamente y al máximo si se presenta como posible. Entonces será una realización, o una tragedia, o una trágica realización, o una debilidad. Le he visto acercarse vacilante...

Una de las cosas que me cuesta más trabajo es hablar de mí mismo. Por más que intento plantear un esquema sobrio, para simular cordura, tiendo a exponer ideas y complejos que me incomodan. No quiero decir que es un ejercicio penoso, pero sí una especie de exorcismo involuntario. Hay una Sombra que interviene y habla o escribe por mí, hastiada de mi pasividad y mesura, exponiendo aspectos de los cuales no me avergüenzo, pero sí me producen cierto descontento.

En síntesis: soy esquizoide.